17.9.17

Pechuga de pollo con mostaza y miel al horno


Lo que me está costando volver a la rutina. Ya puedo imaginar que no seré la única, pero normalmente no me suele costar tanto, o quizá no me acuerdo de una vez para otra... No sé.

El caso es que llego al viernes con la energía bajo mínimos y sin ganas de nada, salvo de dormir y holgazanear lo que no está escrito. Vamos a ver si esta semana me centro un poco más y soy capaz de llevarlo todo adelante, incluido el blog.


Estoy tan entusiasmada con mi cámara nueva que hago mil y una foto a cada cosa que preparo (muchas de ellas chorradas que no verán la luz pero me sirve para practicar) para ver en qué función queda mejor, la apertura de luz y demás historias...

Tanto es así que hasta me detengo a fotografiar los platos salados a los que normalmente les hago un par de fotos y "arreando", por el simple hecho de que nos los queremos comer aún calientes.

Pues bien, esta receta me ha dado un juego que no veas. Para empezar le he sacado así como 30 fotos, teniendo en cuenta (o intentando más bien) que quedara bonita... Yo tan orgullosa de su composición y de los colores y de la luz y de TODO que cuando la enseño en casa lo primero en que se fijan es en la rama seca encima de la pechuga!!! jajaja Pienso, bueno será él que se fija en todo.

Así que se la mando a Alicia, sin decirle nada más que "¿qué te parece la foto?" y me contesta "Está bien pero la rama seca me da un poco de rabia" M̶i̶e̶r̶d̶a̶  Parece ser que se ve y yo no la había visto hasta ese momento porque, lógicamente, con mi entusiasmo en todo lo demás, la rama no era lo bastante grande como para verla.

Total, en casa hemos bautizado el plato como Branch en su honor jajaja


Vamos con la receta,

Pechugas de pollo al horno con mostaza y miel


INGREDIENTES (2 o 3 personas)

- 2 o 3 pechugas
- 2 cucharadas de mostaza a la antigua (la que tiene los granitos)
- 1 cucharada de mostaza Dijon 
- 2 cucharadas de mostaza amarilla (la típica Americana)
- 4 cucharadas de miel
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta
- 1/2 cebolla en juliana
- 2 dientes de ajo machacado o a trocitos
- 2 o 3 ramas de romero seco


PREPARACIÓN

- Ponemos un buen chorro de aceite de oliva, calentamos y vertemos la cebolla en juliana. Mantenemos a fuego bajo medio hasta que veamos que comienza a trasparentar, añadimos ahí los dientes de ajo machacados o a trocitos.  Apagamos el fuego y reservamos.

- Vamso precalentando el horno a 200º


- Untamos con mantequilla una fuente apta para horno.


- Vertemos encima la preparación de ajo y cebolla.


- Las pechugas las podéis poner enteras, pero si son muy gordas las podéis partir por la mitad. En filete fino no lo recomiendo para que no se sequen demasiado en el horno.

- Salpimentamos bien las pechugas por los dos lados y las colocamos en la fuente. Hacemos una mezcla con las mostazas, la miel y una cucharada de aceite de oliva hasta que veamos que está homogénea.

- Vertemos la mezcla cubriendo bien las pechugas y colocamos un par de ramitas de romero entre la carne.


- Bajamos la temperatura del horno a 180º calor arriba y abajo y cocinamos durante unos 20 minutos, cubrimos con papel de aluminio y dejamos unos 15-20 minutos más. Aquí el tiempo dependerá del grosor de las pechugas.


- Yo las acompañé de unas patatas al horno y quedó un plato buenísimo, ¡Para repetir!


Suelta un montón de caldo que queda muy sabroso y da mucha jugosidad a las pechugas.



Un besazo y espero que os guste!

5.9.17

Smoothie de lima y cereza





Llevo más de un mes sin dar señales de vida por aquí, lo sé. Es la primera vez que me pasa desde que comencé en 2008 con esto.

 No es que me haya cansado del blog, ni que haya dejado de tener ganas de cocinar, ni de fotografiar.... De hecho, las fotos de hoy están hechas con mi cámara nueva que fue mi regalo de cumple,  el cual estoy disfrutando como loca y (valga la redundancia) volviéndome loca viendo a ver todas las funciones y "cositas" que tiene.


Comienza septiembre y con el la rutina. Así que por ende, es el momento perfecto para retomar el blog y lo cierto es que lo hago con ganas. ;D


Vamos con la receta

Ingredientes para el smoothie de plátano y cereza

- 400gr de cerezas deshuesadas congeladas 
- 230ml de agua de coco
- Azúcar o edulcorante al gusto (yo no puse nada)
- El zumo de una lima (puede ser media lima)


Preparación del smoothie de plátano y cereza 

- Batir todos los ingredientes con la thermomix o con una batidora que tenga bastante potencia hasta que la mezcla quede homogénea. 
- Cuando ya esté, antes de servir, comprobad que está al punto de dulzor que os gusta o si queréis añadirle más zumo de lima. También podéis añadirle su corteza rallada.

NOTAS

- El zumo de lima potencia el sabor de la cereza. Yo le eché el zumo de la lima entera, pero podéis echar el de media y cuando esté todo bien mezclado comprobad si queréis más o no. Lo mismo con el grado de dulzor.

- El agua de coco queda fantástica en esta receta, le da un toque buenísimo y ya se consigue con bastante facilidad. A muchos el sabor de este agua así tal cual de la lata no les gusta, pero os aseguro que en este smoothie no sabe así, solo tiene un pequeño toque de coco.

- Las cerezas pueden ser frescas al igual que el resto de ingredientes sino lo queréis tan frío, pero así está delicioso. Mis cerezas eran frescas y congeladas un par de días antes para hacer el smoothie.


Así que nada, aquí os dejo un snack perfecto para calmar el hambre entre comidas o como merienda misma.

Tiene muy pocas calorías, un alto nivel de minerales, vitaminas.. aunque lo mejor de todo: ¡Está riquísimo!


Un besazo y espero que os guste!

27.7.17

Arroz meloso con jamón, calabacín y champiñones


¿Cómo lleváis el verano? ¿Mucho calor? ¿ Disfrutando del tiempo libre, las terracitas y la piscina? A mi personalmente, me encanta el verano y el calor lo aguanto estupendamente, así que por mi podría ser toooodo el año así. Vale, es cierto que hay días que aquí hace un calor asfixiante y que dormir cuesta más, incluso para una friolera empedernida como yo, pero aún así lo prefiero.

En mi caso lo estoy disfrutando al máximo: Mucha piscina, mucho tiempo de ocio y mucha lectura por placer así que no me quejo para nada. Sé que tengo el blog bastante más abandonado que otros veranos, pero es que este año hasta para leer me estoy yendo a la piscina! jajaja Vamos, que en casa paso el tiempo justo o básicamente, el que me apetece.


Pocos días estoy dedicando a hacer algo más elaborado que alguna verdura rellena. En casa nos apetecen cosas fresquitas y poco elaboradas, aunque este arroz resulta muy fácil y rápido de preparar y el resultado es realmente rico.


Ingredientes para el arroz meloso con jamón, calabacín y champiñones


- 180gr de arroz redondo
- 1 puerro
- 1 tomate
- 1 zanahoria
- 1 diente de ajo
- 40gr de aceite de oliva
- 150gr de champiñones laminados
- 1 calabacín (160gr puse)
- 50gr de jamón serrano a taquitos o a trozos finos
- 100gr de queso rallado
- 85ml de vino blanco
- Orégano, albahaca, pastilla de caldo y pimienta molida
- 400gr de caldo de verdura (o de agua) caliente
- Colorante alimenticio si se quiere con color

*Con estas cantidades sale para dos platos grandes o tres raciones más justitas.

Preparación del arroz meloso con jamón, calabacín y champiñones

- Ponemos en el vaso el puerro a trozos, el ajo pelado, la zanahoria pelada y a trozos, el tomate a cuartos y trituramos unos 15 segundos a vel. 5.


- Bajamos los restos de las paredes con la espátula, ponemos el aceite (podéis poner 60gr si queréis pero con 40gr queda sofrito la mar de bien) y programamos 10 minutos, varoma y vel. cuchara.


- Una vez pasado el tiempo, ponemos el jamón (en esta ocasión no tenía taquitos y corté las lonchas a trocitos) y programamos 2 minutos, varoma, giro a la izda y vel. cuchara.


- Añadimos ahora el calabacín a dados, los champiñones laminados, el arroz, el vino, el caldo o el agua caliente, las especias, la pimienta y colorantes si lo queréis de color amarillo. Programáis 15 minutos, 100º, vel. cuchara con giro a la izda.

- Cuando pare, veis que el grano tenga la cocción que queréis, lo vertéis en una fuente, ponéis el queso rallado, juntáis y servís. Lo del queso os lo podéis saltar y está igualmente bueno, menos cremoso pero más ligero y muy rico de sabor. También le podéis poner un par de dados de mantequilla para hacerlo más untuoso una vez que tenéis el arroz en la fuente. Eso sí, fundamental servir al momento.

*La cantidad de líquido (el vino más el caldo) a mi me resulta perfecta pero depende de varios factores así que si veis que os queda seco es echarle un chorrito más pero siempre en caliente para no romper la cocción del arroz.


Así es como nos quedará: un plato bien sencillo, sano y que suele gustar a todo el mundo.


Le añado unos trocitos más de jamón antes de servir, pero también podéis ponerle queso rallado o no ponerle nada.


Un besazo y espero que os guste

19.7.17

Berenjenas rellenas de atún (ligeras y muy fáciles de hacer)


Imagino que estaríais de la entrada anterior hasta el gorro, ¿no? Pues nada, todo llega y aquí uno de los usos que le he dado a ese maravilloso sofrito de verduras ligero que os dejé.

Así como os las dejo hoy han quedado muy buenas y sabrosas y siempre que no os comáis una barra de pan para acompañarlas (cosa a veces difícil de hacer) es una opción muy a tener en cuenta.


Además, podéis tener varias cosas hechas de antemano (el sofrito de verduras o incluso todo el relleno de la berenjena a falta de darle el golpe de calor y gratinar con el queso) lo que nos viene genial para esta época que queremos pasar el tiempo justo en la cocina y... ¡En casa!


Ingredientes para las berenjenas rellenas de atún 

- 2 Berenjenas de tamaño mediano (con las cantidades del relleno cabe otra más)
- 150gr del sofrito de verduras o el que soláis hacer
- 150gr de champiñones
- 120-150gr de atún (el mío al natural)
- Sal y pimienta
- Aceite
- Queso rallado

Preparación de las berenjenas

- Tendremos hecho de antemano el sofrito (puede ser de un día para otro y además congela muy bien)

- Lavamos bien las berenjanas, las partimos por la mitad y con un cuchillo afilado y con cuidado, le hacemos unos cortes sin llegar a la piel y yo le hago otro por todo el borde exterior para que sea más fácil quitar la pulpa.

- Salpimentamos y regamos con un chorrito de aceite de oliva. Horneamos a 180º (con el horno precalentado a esta temperatura) hasta que veamos que ya están. Tienen que estar blandas pero sin haber perdido la forma para poderlas rellenar.


- Las mías han estado unos 20-25 minutos y luego reposando hasta entibiarse.


- Con la ayuda de una cuchara vamos vaciándolas y reservando el relleno en un plato.


- El relleno de las berenjenas


- Ponemos en el vaso el sofrito (el mío estaba recién hecho, si es vuestro caso no hace falta limpiar el vaso) el relleno de las berenjenas (en mi caso pesaba 280gr) los champiñones a cuartos, yo le puse un trozo de calabacín que tenía en la nevera del día anterior también. Aquí antes de triturar unos segundos a vel. 4 o 5 (depende de lo picado que lo queráis) podéis ponerle a la vez el atún o ponérselo cuando ya esté picado y remover con la espátula. Varía la textura, no el sabor.


- Cuando ya lo tenemos picado bajamos con la espátula, le añadimos el atún si no lo hemos hecho antes,  removemos y probamos a ver el punto de sal y pimienta.


- En mi caso echo el atún una vez triturada la verdura.


- Aquí lo trituré un poco para juntarlo pero de normal lo dejo solo removido con la espátula.
- Vamos precalentando el horno a 200º.


- Rellenamos las berenjenas.


- Echamos queso rallado por encima al gusto y gratinamos unos minutos a 200º hasta que se haya fundido.
*Si el relleno lo tenemos preparado del día anterior lo calentaremos un poco antes de rellenar las berenjenas o lo habremos dejado a temperatura ambiente para quitarle el frío de la nevera.


- Aquí ya gratinadas. Lo que os digo, si queréis más queso lo dejo a vuestra elección. ;D


Ahora toca disfrutarlas así recién salidas del horno o incluso tibias ahora con este calor que tenemos por aquí...



¿Conseguiréis no comeros una barra de pan?


Un besazo y espero que os gusten

29.6.17

Sofrito de verdura ligero


El sofrito que os dejo hoy vale para todo; desde para acompañar a un huevo frito, hasta para usarlo de base para una salsa de carne... mil usos y además, es ligero porque la cantidad de aceite que he puesto es muy poca.

Ahora que es época de tomates no faltan en casa y, si podéis, es el momento ideal de de dejaros conservas preparadas para el invierno que luego nos viene la mar de bien el resto del año.


Yo lo he dejado un poco caldoso porque lo quería así, pero si os gusta más espeso no hay problema, luego os digo cómo.


Vamos a preparar nuestro sofrito de verdura ligero

INGREDIENTES

- 1 cebolla grande
- 1 pimiento rojo
- 1 pimiento verde 
- 3 dientes de ajo
- 800gr de tomate (si lo queréis más espeso unos 600gr)
- 40gr de aceite de oliva ( lo normal es ponerle 100gr)
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharada de azúcar


Preparación del sofrito de verdura

- Lavamos bien los tomates y los cortamos a cuartos o por la mitad.


- Los trituramos hasta dejarlos así, sacamos del vaso y los reservamos.


- Podéis picar la cebolla con la thermomix pero yo hoy lo quería todo a trocitos homogéneos y lo he hecho sobre la tabla. El ajo lo he cortado en trocitos pequeños también.


- Colocamos la mariposa (la podemos poner antes de poner la cebolla y el ajo) y vertemos los dos pimientos cortados a trocitos o con la thermo durante unos segundos a vel. 4 hasta que quede a nuestro gusto
- Ponemos el aceite y programamos 10 minutos, giro a la izda, varoma y vel. cuchara. En una sartén es ir sofriéndolo a fuego medio hasta que veamos que está pochado.


- Vertemos ahora el tomate que teníamos reservado, la sal y el azúcar y programamos 20 minutos, varoma, giro a la izda y vel. cuchara. Si queréis podéis usar el cestillo en vez del cubilete para que espese más. En una sartén es lo mismo, subiendo un poco el fuego y removiendo cada pocos minutos hasta que veamos que el tomate ya está frito y ha espesado a nuestro gusto
.

- Y así como nos quedará. Podíamos haberle puesto orégano o cualquier especia en el paso anterior, pero yo prefiero dejarlo así y luego ya dependiendo de dónde lo vaya a usar sazonar a mi gusto.


Listo para disfrutar


Es más fácil picarlo todo con la thermo, pero yo prefiero que quede así, más bonito.


Lo voy congelando en porciones de 250mg y viene de maravilla tener siempre un sofrito básico a mano.


Un besazo y espero que os guste!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... TestaBox