26.10.16

Chutney de tomate y guindilla


Aunque el picante no es una cosa que me vuelva loca, os tengo que decir que desde que descubrí lo que me gustaba la cocina india poco a poco me he ido acostumbrando más y ahora me gusta!

Bueno, siempre y cuando no me salga fuego por la boca ehh, porque creo que demasiado picante hace que se camuflen muchos otros sabores que tiene el plato. Pero claro, esto es mi opinión personal y para gustos colores! ;D


Para comenzar cualquier receta de cocina siempre hay dos cosas que son fundamentales: Que sea una buena receta y que la materia prima sea de primerísima calidad.

Pues bien, en este caso de la receta, fue un poco "a ver qué sale" después de investigar y coger una cosa de allí y otra de allá... Pero en cambio, los tomates y las guindillas son caseros, de nuevo de nuestro amigo de Sella que ¡¡¡oye!!! qué bueno que está todo! ;P Os dejo el enlace a los pimientos rellenos que preparé hace unas semanas, también con productos caseros 100% de allí.


Vamos con la receta,

Ingredientes
- 450 gr de tomates (peso con los tomates ya escaldados y pelados)
- 2 dientes de ajo picados
- 1 guindilla fresca (yo le puse media más, luego lo explico)
- 2 o 3cm de jengibre fresco y pelado (o 1/4 de cucharadita molido)
- 1/4 cucharadita de curry (opcional, pero ya puestos a especiar...)
- 120 gr de azúcar (a poder ser moreno)
- 50 gr de vinagre balsámico de Módena
- sal
- 1 cuchara de aceite de oliva virgen extra o de coco si no queréis darle sabor

PREPARACIÓN

La guindilla, el jengibre y el ajo. Tres buenos amigos que van a darnos muuuucho sabor jejeje


Cuidado cuando peléis una guindilla fresca, yo me pongo guantes de usar y tirar aunque solo vaya a abrir una. Cualquier zona que te toques después te va a arder que da gusto y aunque te laves después bien las manos algo siempre sigue quedando. Vamos, mi consejo.


- Escaldamos y pelamos  los tomates (los lavamos, les hacemos una cruz en el culo y los metemos en agua hirviendo entre 20-60 segundos, depende de lo maduros que estén). Luego cuando enfríen un poquito los pelamos y tiramos las pieles y los rabitos.


- Estos maduritos, con medio minuto en agua hirviendo ya se despegaba la piel estupendamente.


- En el vaso de la thermomix (o una batidora bien potente) ponemos la guindilla, el jengibre y el ajo y troceamos 4 segundos, velocidad 4.


- Añadimos el azúcar y mezclamos unos segundos a vel. 4.


- Hasta que nos quede así.


Ponemos ahora el resto de ingrediente en el vaso: los tomates, el curry, la sal, el aceite y el vinagre y trituramos bien durante unos 30 segundos a vel. 4-5.

Bajamos los restos de las paredes y programamos 35 minutos, temperatura 100º, velocidad 1.  Si el líquido no se ha evaporado programamos más tiempo, a la misma temperatura, el tiempo dependerá de la cantidad de agua que contengan los tomates. En caso de no usar la thermomix, aquí se pone en un cazo a fuego medio bajo, dándole vueltas de tanto en tanto hasta que evapore lo suficiente y tenga la textura como de una mermelada


¿Os acordáis que os había dicho que yo ponía media guindilla más y que luego lo explicaba? Pues bien, antes de programar el tiempo me dije "Qué demonios, si tiene que picar pues que pique bien" así que la lavé y la eché tal cual.

Vertemos en un bote esterilizado y cerramos (los metemos en agua hierviendo y con cuidado los sacamos y dejamos secar un poco sobre un paño limpio, aún calientes, los llenamos con la preparación que también tiene que estar bien caliente y los volvemos a meter en el agua con la tapa puesta para que hagan el vacío durante unos minutos. Una vez frío guardamos en el frigorífico.


- A mi con ese tiempo no me parecía suficiente, así que lo acabé teniendo como 15 minutos más y quedó con la consistencia que veis abajo.


El chutney está más bueno cuando pasan los días, al estar reposado  se concentran mucho más los sabores. Yo le puse media guindilla fresca más en la preparación (como ya os he dicho antes) y luego la coloqué dentro de uno de los botes a modo de souvenir  ;)



Se puede usar solo, con quesos, con carnes e incluso con patatas hervidas nos han dicho que queda delicioso!!!



Aquí para que veáis la consistencia que tiene



Un beso y espero que os guste!

6 comentarios:

  1. Adoro tutti i chutney e il tuo deve essere veramente buono.
    Penso che sia fantastico pure sui formaggi!
    Ti abbraccio

    ResponderEliminar
  2. Seguro que es una salsa sabrosa, ideal para acompañar unas patatas o un arroz!! Me encanta el toque picante. Un saludo

    http://directoalamesa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Yo aún estoy en la fase "con el picante no puedo" y con mi edad no creo que haya tiempo para acostumbrarme como tú jajajaja. me encanta la cocina india y la mejicana pero paso por alto el picante. Me pasa como con la sal, un plato salado sabe... a sal!
    Pero la pinta es buenísima.
    Besinos

    ResponderEliminar
  4. Seguro que el toque picante le dio alegría a tu chutney y estaba delicioso.
    Un abrazo
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  5. Gostei dos ingredientes, um chutney delicioso e bem ao meu gosto.

    ResponderEliminar
  6. Una salsa maravillosa y rica segurisimo, a mi el picantito me encanta y esta salsa tiene que estar de cine con una buena pasta...Bess

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...