6.1.17

Cinnamon popcorn (Palomitas de maíz con canela)


Si nos preguntan sobre qué comida o alimento tenemos asociado a momentos de ocio y felicidad, estoy totalmente convencida de que todos tenemos uno o incluso más de uno que nos vendría a la mente en cuestión de segundos. ¿Hacemos la prueba?


Venga, comienzo yo para ir rompiendo el hielo. En mi caso el olor a palomitas de maíz recién hechas me transporta a las salas de cine disfrutando de una buena dosis de palomitas (tantas como para olvidarse de cena) mientras estás encandilada viendo la peli de turno en esa pantalla grande y con ese sonido envolverte que te hace entrar en la historia… Pero si os soy sincera, el hacerlas en casa aún me gustaba y me sigue gustando más.


Cuando era pequeña, muchos fines de semana mi madre las preparaba en la cocina antes de ver alguna película en familia. Mi hermano y yo las esperábamos ansiosos y nos encantaba echarles la sal por encima. ¡Creo que por más que hubiera hecho nunca habrían sido suficientes! Jajaja


Además, las hacía como toda la vida (en aquel momento no había palomiteras ni cosas de este tipo que nos facilitaran la vida), una sartén con un poco de aceite de oliva, un buen puñado de granos de maíz como para cubrir el fondo de la sartén y una tapa (de esas que tienen como agujeritos que dejan respirar) para que cuando saltasen no se llenara toda la cocina de palomitas. ¿Y qué me decís del momento “explosión de palomitas”? Mientras lo estoy escribiendo es como si hubiera sido ayer, es curioso las cosas tan simples que se recuerdan y a la vez tan importantes para nosotros.


Así que queda totalmente prohibido comprar las bolsitas esas que van al micro. Que sí, que son muy rápidas de hacer y todo lo que tú quieras,  pero no hay ni punto de comparación con hacerlas nosotros en casa. Si el problema es el pringar una sartén y una tapa hay soluciones muy prácticas como los palomiteros  ¿Se os había ocurrido? 

Las que os traigo hoy son un poquito diferentes a las que estamos acostumbrados, pero como soy una golosa empedernida no tenía más remedio que acabar probando a hacer alguna receta dulce con ellas y mira, ¡demasiado he tardado!


Quizá os parezca un poco engorroso el proceso que llevan, pero os aseguro que merece la pena y además tiene una ventaja añadida: ¡Se pueden hacer con bastante antelación!

Vamos con la receta,

INGREDIENTES
-          Maíz para hacer las palomitas (aquí he usado 4 puñaditos de granos de maíz)
-         1 taza de azúcar
-         1 cucharadita de canela
-         60gr de mantequilla
-          60gr miel o sirope de maíz
-         ½ cucharadita de bicarbonato
-          1 cucharadita de esencia de vainilla


PREPARACIÓN

- Lo primero que tendremos que hacer será preparar unas palomitas de maíz (sin añadirles sal) de la forma que más os guste o de la que esteis acostumbrados en casa. Por mi parte, estuve mirando por internet para recomendaros unas máquinas profesionales que pudieran facilitaros el trabajo y encontre los de inblan que son alucinantes. 

- Cuando comencemos con la salsa de canela, encenderemos el horno a 180º para que vaya cogiendo temperatura y forramos una bandeja con papel vegetal.

- En un cazo ponemos a calentar a fuego medio el azúcar, la canela, la mantequilla y la miel.


- Vamos moviendo continuamente hasta que vemos que el azúcar se deshace y comienza a ser todo como una salsa espesa.


- Aquí las palomitas ya preparadas en una fuente donde verteremos la salsa por encima.


- Seguimos removiendo para que no se nos pegue y con cuidado ya que las quemaduras por caramelo son muy peligrosas. Cuando veamos que comienza a hervir, separamos del fuego.


- Le añadimos ahora el bicarbonato y la vainilla. Volvemos a ponerlo en el fuego bajándole la intensidad y removemos sin parar. Aquí vamos a ver que de repente queda como espumoso y más blanquecino de color. Seguimos un par de minutos y apagamos y separamos del fuego.


- ¿Veis cómo ha cambiado de color?


- Esto tiene que ser súper rápido: tenemos que tener el horno precalentado, la bandeja con el papel preparada y el cuenco con las palomitas listo también.

- Vertemos la salsa sobre las palomitas y rápidamente le damos vueltas con una cuchara de madera y no paramos de remover hasta que se reparta bastante bien.


- Aunque parezca que ya esté mezclada la salsa seguid un poquito más, veréis como se solidifica en cuestión de segundos.


- Pasamos las palomitas a la bandeja y vemos que ya están muy pegajosas, con la ayuda de la pala de madera las vamos despegando y haciendo que quede una capa de palomitas.

- Bajamos la temperatura del horno a 150º y metemos las palomitas. Vigilamos muy de cerca que el caramelo se quema con facilidad. A los dos o tres minutos sacamos y revolvemos y repetimos la operación dos o tres veces.


- Aquí a los diez minutos de estar en el horno, vamos, que las he sacado y despegado un par de veces. ¿Veis el color que han tomado?


- Os digo que tenéis que estar súper atentos, el caramelo se quema en cuestión de segundos así que mirando por el cristal del horno por si tenéis que sacarlas cada dos o tres minutos. Sino se os churrascarán, lo digo por experiencia...

- Sacamos, dejamos enfriar sobre el papel vegetal y una vez frías las vamos despegando y soltando unas de otras.

Listas para disfrutar!


Como veis, al comerse frías se pueden tener hechas unas horas antes sin problema y os aseguro que es un auténtico vicio y la cocina huele…. Aiss si os llegará el olor, me dejabais  sin palomitas! Jajaja


Además, son muy sanas y tienen un montón de propiedades, aquí os dejo una noticia para que vais de todo lo que nos podemos beneficiar disfrutando de este snack.


Un besazo y espero que os gusten!

11 comentarios:

  1. Preparadas así no las he tomado nunca, pero reconozco lo tentadora que es la idea, como para ponerla en práctica.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Muy originales, con un sabor delicioso, besos

    ResponderEliminar
  3. Yo cada vez sy más fan de las palomitas caseras, y tengo ganas de ir probando recetas nuevas y más originales para picotear en casa. Estas con canela tienen que estar deliciosas!! Adictivas, seguro :P.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Holaaaa, que buenas tienen que estar así las palomitas, siempre las hago normales con sal. Alguna vez he de probar esta forma. Y que bonitas se ven! Voy a buscar tu receta de pan de molde que me apetece mucho hacer uno para mi hija.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  5. Que gusto de palomitas, se ven increibles. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan, si solas están ricas así serian un visto y no visto, que bien te han quedado, da un gustazo verlas , la pena es no poder degustarlas....Bess

    ResponderEliminar
  7. Que originales , aunque llevan su aquel( trabajo de mirarlas continuamente )merecera la pena porque tienen que estar buenisimas y de no parar de comer
    besinos

    ResponderEliminar
  8. yo soy más de palomitas saladas y a los 16 años las hacía a menudo. Ahora soy vaga y mi ajuar aquí no dan para eso, pero el ritual, ver cómo se van abriendo, es parte de la delicia. Un besote.

    ResponderEliminar
  9. menuda pinta tienen, a mi también me traen recuerdos de la niñez

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...